El fantasmocopio

Nombre: El fantasmocopio

Autor: Carlos Enrique Freyre

Editorial: Estruendomudo

Número de páginas: 118

Hola, ¿cómo van? Esta mes ha estado bien intenso en el trabajo y por lo tanto las entradas se han retrasado un poco (no, mentira, se han retrasado un montón). Así que nos vamos poniendo al día. En esta ocasión vamos a comentar una novela de un autor peruano del que ya hemos hablado antes: Carlos Enrique Freyre. En una anterior entrada, nos ocupamos de su obra Maxente, un relato fantástico sobre soldados y vampiros comunistas en la selva peruana.

El fantasmocopio es una de las primeras novelas publicadas por Freyre y se inscribe también en el género fantástico. La trama de la historia gira en torno a un acontecimiento que cambia para siempre el futuro de la humanidad: Un peruano ha inventado una máquina que sirve para comunicarse con los muertos y ha decidido hacer público su descubrimiento.

Empleando permanentemente la frase, “… cuando la historia del mundo se desvió al fondo, y a la derecha”, el autor narra el acontecimiento a través  de un grupo inverosímil: un hombre con poderes sobrenaturales (el creador), un ex jugador de fútbol convertido en profeta y una reportera de televisión, cuyas vidas están a punto de cambiar para siempre.

Desde el inicio, podemos notar que el tono de la narración es un poco forzado. En la introducción de la protagonista, María Estela Amat, abundan las descripciones intrascendentes. Por ejemplo, el conteo detallado de las veces que se cepilla los dientes o cuánto demora en secarse el cuerpo. Felizmente a medida que avanza la novela, este tono se va dejando de lado.

María Estela es el arquetipo de mujer reportera; hermosa, audaz y con aspiraciones. Además, pese a venir de una familia adinerada (algo que se cuenta más adelante), su conexión con las calles la ha hecho desarrollar una actitud que podríamos definir como “criolla”. Habla bien la jerga, dice lisuras y buscar sacar provecho de las situaciones aún a costa de otros.

Asimismo, por su carácter, tiende a intentar controlar siempre la situación y a imponerse, no solo en el trabajo sino también en la vida. No obstante, pese a todo ello, se percibe medio oculto en sus actitudes algunos miedos y complejos que intenta ocultar bajo una actitud profesional. Sin embargo, esta fachada empezará a venirse abajo cuando conozca a Cristo Moreno, un hombre que aparece un día entre la bruma y la invita a venir (junto con todo su equipo) a reportar un hecho que cambiará el mundo para siempre.

Con dudas y temores, María Estela acepta y, conducidos por Cristo Moreno, se adentrarán en la periferia de Lima hasta llegar a una pequeña casa en Villa El Salvador en donde la revelación. En lo que constituye la primera parte del libro, conoceremos a Teófilo Bernabé Chura, un hombre pequeño, de cabello hirsuto y rasgos andinos, que no parece tener nada de especial salvo por una cosa: es el creador de una máquina que permite a los vivos ver y hablar con los muertos, algo que no tarda en demostrar poniendo en contacto a María con su prima, muerta de cáncer años atrás.

No imagino qué pasaría si un día nos levantamos con la noticia de que han inventado una máquina así. De hecho, si tuviera que imaginarlo podría apostar que ni siquiera habría noticia. La máquina estaría en un bunker secreto del Área 51 o algo así. Pero todo cambia porque el hecho ocurre en el Perú y su inventor es una persona que parece sufrir de un autismo leve. De cualquier forma, el autor juega muy bien con este hecho y nos regala una presentación a la que no le faltan los discursos grandilocuentes (muy propios de la reportería limeña actual), broadcasters que se frotan las manos, entre otros elementos.

Lanzada la noticia, el mundo se remece. Por un lado, la prueba de que hay vida más allá de la muerte revoluciona todos los conceptos existentes. Del mismo modo, la revelación de que existe Dios (según las palabras de los “fantasmas”). Pero también el descubrir que los muertos tienen mucha actividad en su plano existencial. El autor dedica varios pasajes a narrar la situación del mundo y las consecuencias del invento de Teófilo. Si bien no da muchos detalles, el ejercicio mismo es interesante. De hecho, una de las más recientes películas de Netflix, The Discovery, aborda precisamente este tema.

Volviendo al Perú, la pequeña casa de Villa El Salvador se convierte casi inmediatamente en el centro del mundo. Como no podía ser de otra forma, llega gente de todo tipo a intentar cerrar tratos con el inventor aunque todos fracasan. Aquí se nos revela algo más de la naturaleza de Teófilo Bernabé y la historia detrás de su invención. Aparentemente, esta historia envuelve no solo a su ayudante Cristo Moreno sino también a María Estela. Mientras Freyre nos administra estos datos a cuenta gotas, afuera de la casa se va formando una cola que alcanza varios kilómetros. La gente de todo el país (y de afuera) quiere ver y utilizar la máquina a la que ya han bautizado como el “fantasmocopio”.

La segunda mitad de la novela trata básicamente sobre el pasado de varios de los personajes, especialmente el de Teófilo Bernabé. Allí nos será revelado que posee el poder de comunicarse con los objetos, lo que a la postre lo llevará a ser marginado por su familia y exiliado de su natal Puno a Lima, en donde conocerá a la prima de María Estela y se enamorará perdidamente de ella. De esta conexión proscrita por la sociedad se desencadenarán los sucesos siguientes, incluyendo la invención del fantasmocopio.

Esta sección también es escenario de la transformación de María Estela. ¿Recuerdan esas dudas y temores que advertimos al inicio? Pues aquí retornan y ella se ven enfrentada a su propia situación: Ser la reportera de la máxima primicia del mundo la ha catapultado a la cima, pero allí , con el mundo a sus pies, se hace más palpable el vacío que siente en su interior lo que la llevará a tomar decisiones muy controvertidas.

Otro de los temas que el autor trae a colación es el racismo. En varios pasajes podemos encontrar personajes que ejercen violencia verbal o física contra otros basados en el color de su piel o en su origen. Inclusive, en medio de una intriga urdida por uno de los broadcaster de televisión (que está bastante mal trabajada), se ensaya una crítica a cómo las clases dominantes intentan por todos conseguir el poder comprando conciencias.

Ya cerca del final del libro, con el clímax que produce la muerte de uno de los personajes, todo empieza a volver a su estado anterior. Las colas terminan, los fantasmocopios caseros se masifican y el Perú vuelve a ser otro vez un país en donde las cosas importantes nunca ocurren. Si embargo, empieza otro viaje para los que quedan vivos, un viaje cuyo destino último queda abierto en la novela.

Y bueno, hemos llegado al final. ¿Lo recomendamos? Sí, totalmente recomendado. El Fantasmocopio es una novela muy interesante de ciencia ficción, escrita por un autor novel que ha tenido la valentía de soñar que en el Perú podemos inventar cosas que cambian el mundo. Por supuesto, la prosa denota inexperiencia, pero el contenido suple con creces esas pequeñas deficiencias que se van corrigiendo en la marcha. Me da gusto que sus novelas posteriores hayan seguido apostando por la fantasía como género y seguro que podemos esperar más y mejores trabajos en el futuro.

¿Quieres saber más sobre el autor?

Aquí su página en Wikipedia

Aquí algunos videos sobre la novela:

Aquí otras críticas sobre el libro:

http://elhombremecanico.blogspot.pe/2011/04/el-fantasmacopio.html

http://blogs.larepublica.pe/el-cuervo-sobre-palas/tag/fantasmocopio/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s