Ovnis en los Andes

Nombre: Ovnis en los Andes

Autor: Ernesto Carlín

Editorial: Ediciones Altazor

Número de páginas: 223

Este mes ha sido particularmente intenso para mí. La primera semana tuve que estar en Panamá para un evento que duró hasta el sábado y después hice una pequeña escala en Lima para dejar la ropa sucia y montarme en otro vuelo con destino a Buenos Aires. De hecho, empecé a escribir esta entrada desde el Aeropuerto de Ezeiza, hecho que me fascina y desconcierta al mismo tiempo.

Pero bueno, felizmente ahora se viene una seguidilla de críticas, no solo porque me he comprado muchos libros, sino porque viniendo a Buenos Aires conseguí terminar de leer varios, incluida una novela gráfica deliciosa que pronto comentaré. Esta tanda va a arrancar con una obra sobre la que tenía bastante interés: Ovnis en los Andes.

Ovnis en los Andes es una novela de Ernesto Carlín que explora (como es obvio) el tema de los extraterrestres, pero dentro del contexto peruano. Ya habíamos visto algo de eso en las antologías Se Vende Marcianos y El Primer Peruano en el Espacio. No obstante, a diferencia de estos trabajos, Carlín apuesta por una historia lineal de principio a fin en vez de un conjunto de cuentos.

El libro está divido en un prólogo y 12 capítulos que son presentados como la “dramatización” de una investigación periodística sobre el fenómeno de los ovnis en el Perú. El prologuista, un tal Jacobo Belbo, Decano de la Facultad de Parapsicología y Ciencias afines de la Universidad Técnica de Milán, afirma que el autor de estos documentos sufre acoso permanente y se han variado nombres y lugares en la novela por razones de seguridad.

El primer capítulo nos pone en contexto (“¿Qué vio Palomino Morero?”). Es mayo de 1974 y un objeto no identificado es avistado cerca de la ficticia base aérea de San Gabriel de La Frontera. Inmediatamente se despacha un grupo para darle caza. El equipo, conformado por el aviador Palomino Molero y el teniente Ricardo Arana, lo intercepta y aparentemente logra abatirlo. Por supuesto, ni siquiera sospechan que este acontecimiento marcará un antes y un después en sus vidas y en el destino del Perú.

Desde el inicio, Carlín no pierde la oportunidad de inyectar altas dosis de humor negro al texto. En los primeros párrafos describe cómo el aviador se masturba debido al frío que hace en la base, cuya construcción parece ser la cubierta de varios actos de corrupción. Tampoco tarda en tildar de ineptos a los oficiales, que desconectan la radio para poder escuchar casettes de Lucha Reyes mientras vuelan. Incluso uno de los capítulos (“El Nueva Página 11”) es literalmente una página en blanco. Otra cosa a resaltar es que el lenguaje, coloquial y ameno, le da una oralidad muy peculiar al texto. Por momentos da la impresión que nos están contando una historia en una cantina.

Luego de este acontecimiento, el siguiente capítulo (“La última entrevista de Enrique Carrillo”) nos transporta a la perspectiva del personaje principal y presunto autor de esta novela: el periodista. Carlín lo describe como un ser miserable, fracasado y hostil. Pese a su situación precaria, este se las arregla para tener amantes y llevar una vida llena de vicios. En una de las tantas tareas patéticas que le toca cumplir, acude a la casa de un arquitecto jubilado, Enrique Carrillo, que luego de haberse embriagado (junto con él y su camárografo) les revela un misterioso secreto: La Fuerza Aérea Peruana tiene un ovni en una base conocida como el Hangar 51, que él ayudó a construir.

A partir de allí, el interés del periodista va creciendo más y más conforme avanza la novela. Los capítulos de aquí en adelante están intercalados entre su vida (“La Atlántida es un buen lugar para vivir” y “Veinte soles en Ritrovil y un mail desesperado”) y hechos relacionados con el derribo del ovni y el papel del oficial Ricardo Arana en la asimilación de la tecnología extraterrestre (“El Norte” y “Cristina”). Cabe mencionar que casi en todos los capítulos, el autor de Ovnis en los Andes hace varias referencias a la literatura o a la cultura pop. En algunos casos esto funciona muy bien, pero en otros parecen adiciones completamente gratuitas.

Un problema mayor que detecté es que cuando estaba por la mitad del libro, no sabía a dónde se dirigía la trama. Esto podría explicarse a partir del desenlace final, pero digamos que en cierto momento la novela deja de avanzar y hay algunos capítulos (“El Otro Soy Yo” y “Siguiendo el rastro de la sangre en tu mirada”) que parecen dar sentido a todo, pero que a la larga son totalmente prescindibles. Quizás el autor podría haber establecido uno o varios objetivos para los protagonistas al inicio del relato para evitar esta sensación.

Justo cuando el texto pierde el interés, el penúltimo capítulo (“El Salvaje que cayó del cielo”) nos muestra “la voz” del presunto piloto del ovni derribado y descubrimos la naturaleza de su incursión en nuestro planeta. No obstante este hilo, que parece conducir a un final más o menos predecible, se deja lado. El desenlace, aunque bien elaborado, no está bien conectado con el resto de la trama y parece hecho para satisfacer exclusivamente este esquema de referencias literarias que mencionamos al inicio (“Mariposas amarillas enamoradas del fuego”). Al final, quedan muchas dudas sin resolver. Por ejemplo; ¿Qué sentido tiene el aparente viaje en el tiempo de Ricardo Arana? ¿Ha sido siempre un extraterrestre o ha sido reemplazado por este? ¿Qué tipo de organización es la que le da trabajo al periodista y ordena a un viejo Arana escribir la novela?

Más allá de la trama, un ejercicio interesante al leer Ovnis en los Andes fue ubicar las referencias que hace el autor. Estas son algunas de las que yo encontré (en orden de aparición):

  • ¿Quién mató a Palomino Molero? (Mario Vargas Llosa)
  • El Área 51
  • El escándalo de la Página 11 y la Internacional Petroleum Company
  • Pantaleón y Las Visitadoras (Mario Vargas Llosa)
  • La Insignia (Julio Ramón Ribeyro)

Hemos llegado al final. ¿Recomiendo este libro? En este caso la respuesta es DEPENDE. Es una novela interesante por el tema y ofrece pasajes muy divertidos, pero la trama tiene varias problemas de construcción. Un lector exigente podría perder el interés rápidamente por estas carencias o no gustar del uso del lenguaje empleado, confundiendo las dosis de humor omnipresentes con falta de seriedad. Queda en ti, lector.

¿Quieres saber más sobre el autor?

Aquí hay un Wiki con su biografía

Aquí una entrevista del autor presentado su novela

Aquí otras críticas sobre el libro:

https://danielsalvo.wordpress.com/2016/08/14/ovnis-en-los-andesernesto-carlin/

http://laconjuradeloslibros.com/ernesto-carlin-ovnis-andes-peru/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s