Mi robot depresivo y otros cuentos

Nombre: Mi robot depresivo y otros cuentos

Autor: Carlos Vera Scamarone

Editorial: El Gato Descalzo

Número de páginas: 100

Hola, ¿cómo están? Después de un largo receso, volvemos a escribir entradas en este blog. No vamos a detenernos demasiado en explicar nuestra ausencia, solo decirles que hemos estado trabajando mucho en varios proyectos que pronto mencionaremos aquí. Entonces, continuemos este divertido viaje que es comentar libros con spoiler incluido para que Carlos (que soy yo escribiendo en tercera persona del plural) pueda recordar qué cosas leyó durante su vida cuando se haga más viejo y pierda la memoria.

Hemos querido continuar con una editorial que nos gustó mucho la última vez: El Gato Descalzo. En esta ocasión, la elección es una antología personal del escritor Carlos Vera, a quien ya habíamos leído en ¡Marty llega!: Cuentos Peruanos sobre Viajes en el Tiempo y nos había causado buena impresión. Además, tiene un prólogo de Jorge Casilla Lozano, uno de los autores que más disfrutamos de la antología Tenebra. Como toda antología, vamos a ofrecer un análisis en conjunto y luego un ranking individual.

Visión General

Lo primero que detectamos en Mi Robot Depresivo y otros cuentos es que estos no parecen relacionados entre sí y presentan registros y temáticas diferentes. Aunque la mayoría de los 13 relatos que componen el libro podrían ser considerados de corte fantástico, hay también otros muy apegados al realismo e incluso uno que parece un poema satírico. Pese a lo que el título podría sugerir, Carlos Vera ha preferido darnos a degustar un menú variado, en donde -si se quiere – lo más cercano a un elemento común es la voluntad permanente de hacernos reír, a veces de los personajes y a veces de nosotros mismos.

En general la técnica que ha empleado para los cuentos es eficaz y estos se dejan leer muy bien. Decimos esto a propósito de aquellos autores que solemos calificar mal, porque pese a que sus relatos parten de ideas muy interesantes, a la hora de la ejecución terminan siendo cualquier cosa. Felizmente no es el caso del autor y lo agradecemos. Ningún cuento de la antología nos ha parecido malo o mediocre, quizás alguno más extraño que otro, al punto en que no lo hemos entendido muy bien. En un par nos emocionó darnos cuenta que, sin arriesgar tanto, por momentos Carlos Vera se sale de los lugares comunes y sus experimentos funcionan. En un caso puntual sí creemos que se abusó del sarcasmo y no se jugó bien con el concepto de lo absurdo. ¿Y cuáles son esos? Pues a continuación los señalamos con el dedo.

Ranking

Como en la anterior crítica, y de aquí en adelante, solo calificaremos en base a puntuación y comentarios individuales. Si estás leyendo esto y te convenciste de comprar el libro o ya lo tienes y confías en nuestro criterio, te invitamos a leer los cuentos en este orden:

(7p-10p)

  • Ya llegó Godoy (8) -> Tremendo humor negro en una historia que hace pensar en la utilidad del activismo y las luchas sociales, los vacíos de la ideología y el culto al líder. Quizás la mejor historia del libro y es precisamente una de las que no son fantasía o ciencia ficción.
  • Don Dimas (7) -> Otra historia muy buena, que me hizo recordar a Ribeyro cuando escribe sobre las tragedias cotidianas de los limeños de su época.
  • Remi (8) -> Esta es una ucronía deliciosa de principio a fin y en donde es más evidente el recurso del humor negro. ¿Qué pasaría si un dirigente sindical energúmeno pudiera pedirle deseos al genio de la lámpara? El futuro nunca fue tan divertido, salvo para Remi claro está.
  • Cafre (7) -> Este es uno de los relatos “experimentales” del autor en donde juega con el absurdo y nos sumerge en un mundo fantástico donde habitan seres imposibles que consiguen transmitir belleza y ternura. Alguien diría que este cuento fue escrito bajo los efectos de alguna droga. En todo caso, el viaje acabó bien.
  • Mi querido Dandy (7) -> Este relato que podría calificarse de terror está muy bien logrado y te deja la interrogante de: ¿Qué era lo que le hablaba al protagonista? ¿Una gota de agua? ¿Barro? ¿Una flor? ¿El espejo? Nunca lo sabremos.
  • Ushamin: Draco Peruvianus (7) -> Este cuento es humor puro y del bueno sobre las peripecias de un hombre y su dragón en ese no menos extraño y fantástico lugar llamado Perú. La forma en que está construido el relato es magistral, aunque por la extensión, se notan algunas inconsistencias de la trama y por ratos se pierde el pulso narrativo.
  • Mamaco (7) -> Otro experimento con fina feliz. Aunque suene paradójico, los monstruos del folclore local rara vez protagonizan relatos del género fantástico en nuestro país. Carlos Vera se sale de esta tendencia y utiliza a uno bastante contemporáneo: el jarjacha o demonio del incesto como antagonista en una trama post apocalíptica que ocurre en los Andes. Una joya de relato.

(4p-6p)

  • Tantas veces (6) -> Relato sobre fantasmas que intentan darle sentido a sus vidas a través del trabajo. No es una gran historia.
  • La depresión de una naranja (6) -> Esta es la que decíamos que se abusó del sarcasmo y se convirtió en una retahíla de chistes que no encontramos divertida. Pero es una cuestión de gustos finalmente.
  • El mar (5) -> Es es otro relato construido en base a una broma sobre la filosofía que tampoco nos hizo mucha gracia.
  • Turquesa Meridional (6) -> Este es un cuento muy críptico que intenta jugar con la división entre realidad y sueño de una persona y un perro. El final es algo confuso.
  • De las camas (6) -> Es una historia que recoge elementos de la mitología hindú, pero que no llegan a cuajar. La trama es interesante, pero el final no es bueno.
  • Mi robot depresivo (6) -> Pese a dar el título a la antología, este no es ni de lejos el mejor cuento. No obstante, la crítica que se hace al sistema educativo y a la crianza de los hijos es buen material para la reflexión.

(1p-3p)

  • Ninguno

 

Hemos llegado al final y se viene la pregunta inevitable: ¿Lo recomendamos? Sí, por supuesto. Dijimos que no hay cuentos malos y que, dependiendo del gusto del lector, encontrará seguramente un par que le resultarán excepcionales. Carlos Vera es un autor cuyo nombre seguro jamás han escuchado cuando se habla de literatura local, pero con este trabajo demuestra (en nuestra humilde opinión) que es que necesario seguir su producción actual y futura.

¿Quieres saber más sobre el autor?

Aquí el blog del autor

Aquí la página de Facebook de El Gato Descalzo (donde se pueden comprar el libro)

Aquí otras críticas sobre el libro:

https://danielsalvo.wordpress.com/2016/02/14/mi-robot-depresivo-carlos-vera-scamarone/

http://specimens-mag.com/2016/03/psicoanalizando-a-carlos-vera-scamarone/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s